lunes, 22 de mayo de 2017

¿Deprimido? Es tiempo de aprender a expresar el dolor

(Artículo publicado en la Revista Enlace de la Policía Nacional del Ecuador, abril 2017)

La depresión según Cancrini (2006) es “un duelo que no está expresado. Cuando un duelo no se expresa con palabras en una relación interpersonal significativa, el duelo está en la persona y se manifiesta con los síntomas característicos del estado depresivo.”

Todo duelo implica que ha existido una pérdida, sea de tipo afectivo, material, simbólico, cualquiera que sea la pérdida implica “un hecho de la vida (que) ha irrumpido y roto un equilibrio anterior.” (Cancrini, 2006) Y, más allá de la pérdida misma, para que esta pueda convertirse en depresión significa que no halló forma de procesarse en palabras en compañía de una persona que entienda y acompañe el proceso de expresión y recuperación.

A las pérdidas significativas les acompañan intensos sentimiento de tristeza necesarios para asimilarlas e irles hallando un sentido. Sin embargo, es muy importante diferenciar entre la tristeza natural y una depresión. La profunda tristeza cuando nos vemos despojados de un soporte para nuestra vida del cual dependemos o estamos habituados, es absolutamente pertinente y  necesaria para avanzar hacia la siguiente fase en la recuperación. La depresión, en cambio, surge justamente como una consecuencia de la no expresión del duelo, de su no elaboración. (Cancrini, 1999)
Muchas veces la depresión es abordada únicamente desde un enfoque psiquiátrico, en el cual se la cataloga como una enfermedad que implica la ingesta de medicación para ayudar al paciente a eliminar los síntomas. Sin desconocer que existen casos en que este tipo de tratamiento se hace indispensable, es importante tener en cuenta que hay muchos otros en los que la depresión es principalmente un conjunto de síntomas o signos de la dificultad principal, es decir, de situaciones en la vida del paciente y de sus estrategias de afrontamiento, que necesitan ser revisadas para alcanzar una mejor calidad de vida.
En estos casos, se ha comprobado que el solo tratamiento con psicofármacos tiene un fracaso de entre el 30% y 50%, además de que estos tratamientos muchas veces no pueden aplicarse en casos de embarazo, lactancia y algunos tipos de enfermedades. (Martínez, s/f)
Algunos de los síntomas que evidencian un estado de depresión, son la actitud de rechazo hacia otros, de aislamiento, la dificultad para expresar lo que siente, la pérdida de apetito, deseo sexual, pérdida de interés en aspectos que antes lo motivaban, ideas y, a veces, intentos de suicidio.

Sin embargo, la depresión, pese a ser un estado doloroso y altamente complejo, puede convertirse también en la puerta que se necesitaba en la vida de una persona para decidirse a indagar acerca de la calidad de los pilares que sostienen su vida y en donde se encuentran las fisuras provocadas posiblemente por fuertes sismos acontecidos en su trayectoria vital desde la niñez y que continúan temblando y fastidiando en sus relaciones actuales. Es decir, puede convertirse en la oportunidad de trabajar con la fuente del dolor y su afrontamiento.

Existen dos modalidades de trastornos depresivos, la distimia y la depresión mayor. En esta ocasión nos concentraremos en la depresión mayor. Las personas más proclives a este tipo de depresión son aquellas que cuando niños fueron parentalizados, es decir, vivieron de forma constante exigencias de cumplir roles que corresponden a los padres, como cuidar de sus hermanos, trabajar desde temprana edad, vigilar a un padre alcohólico, entre otros ejemplos. Así también, sus familias no daban permiso a la expresión de emociones como la tristeza y la ira, ni la facilitaban, al mismo tiempo que se inducía a sus miembros a denotar alegría y cordialidad hacia afuera, añadiéndose un nuevo peso en la persona, la de ocultar sus sentimientos.

Entonces, son personas que fueron sometidas a altos niveles de exigencia y a relaciones centradas en el cumplimiento del deber con bajos niveles de retribución. Frente a ellas, por lo general asumieron un rol complementario, es decir, de sometimiento y obediencia sin cuestionamientos. Experimentan, entonces, un progresivo desequilibrio de su balanza afectiva ya que siempre han sentido que dan más de lo que reciben. (Linares, 2014). Temen defraudar las expectativas de los demás sobre sí mismos, al mismo tiempo que se sienten “defraudados” pues consideran que no reciben de los demás el pago por aquello que dan.

Todos estos vacíos afectivos provenientes desde la infancia elevan sus expectativas acerca de lo que desean encontrar en una pareja o en sus relaciones sociales más significativas del presente, lo que conduce a un nuevo desencanto al no recibir lo añorado, y la persona comienza a inundarse de desesperanza y rencor.

Frente a ello, la depresión a veces se convierte en el único camino para recibir cuidado o atención por parte de los miembros de una familia. Es decir, su estado vulnerable los puede convertir en el centro de atención y la única forma que encuentran para satisfacer superficialmente sus necesidades afectivas.

En casos extremos, el suicidio es la consecuencia más contundente de la depresión mayor, con el cual, la persona deprimida pretende “hallar la solución para, simultáneamente, castigarse a sí mismo por su insuficiencia y castigar a los demás por su desconsideración.” (Linares, 2014)

¿Qué puede hacer una persona son síntomas de depresión mayor?

Para superar este tipo de depresión, la persona necesita primeramente reconocer su derecho de expresar sus emociones y sentimientos en contextos seguros, rompiendo así con la prohibición que le acompaña desde su niñez a “guardar las apariencias”. Un acompañamiento terapéutico puede ser de gran ayuda para facilitar estos procesos. Necesita identificar sus pérdidas significativas y completar el proceso de duelo que fue interrumpido.

Además es necesario que trabaje para desarrollar su asertividad, es decir, su capacidad para expresar lo que piensa y lo que siente, sin herir a las otras personas pero sin minimizar sus derechos. Necesita reencontrarse con sentimientos a los que está habituado a ignorarlos o reprimir, como la ira, por ejemplo, y aprender a reconocer y sobre todo, validar las razones que la provocan, y expresarla con palabras, es decir, legitimarla.

Otra paso importante es comenzar a inclinar la balanza hacia sus gustos e intereses más que al cumplimiento de sus deberes u obligaciones, es decir, dar importancia a hacer lo que le gusta y disfruta en lugar de intentar con tanto esfuerzo complacer a los demás a través de sus acciones, o a recibir su aprobación. Podría emprender acciones como llevar un diario de los momentos de disfrute o placenteros que experimenta cada día. Al mismo tiempo, poco a poco necesitará aprender a reenfocar la motivación del cumplimiento de sus obligaciones, como un medio de realización personal, y de construir su  legado hacia la humanidad, más que como un medio de obtención de afecto o respaldo.

Una tarea a ir desarrollando por la persona que desea superar este tipo de depresión es recuperar o fortalecer sus relaciones interpersonales significativas, e invertir tiempo y esfuerzo para este fin. Esto le ayudará a contar con más fuentes de reconocimiento que no se restrinjan a su círculo familiar más inmediato.

Es importante que recuerde que superar la depresión no es una tarea fácil, puede sentir en muchos momentos el deseo de “botar la toalla” y retroceder. Es probable que experimente aquella sensación extraña como cuando se escala una montaña de terreno arenoso, como el Cotopaxi, en la cual se dan tres pasos y parece que se retrocede dos, pues, en ocasiones, pese a haber avanzado de manera significativa, puede experimentar recaídas que lo desanimen sobremanera. Debe recordar entonces que estas recaídas son previsibles y mejor si tiene un plan sobre lo que hará cuando estas acontezcan.

Por ello es importante que cuente con un apoyo terapéutico que pueda sostenerlo en estos momentos y guiarle a mirar con atención los avances que ha ido alcanzando, de modo que no pierdan su brillo a los ojos de las recaídas y le ayude a retomar el camino hacia su superación. Por otra parte, se recomienda que este trabajo terapéutico no sea solamente de tipo individual sino de pareja o familia, puesto que hay que recordar que muchos de los sentimientos que experimenta y la forma que aprendió a responder ante ellos tienen su significado y origen en su familia, razón por la cual el proceso de cambio es en conjunto.

En conclusión, si usted ha notado que está atravesando por un episodio de depresión quizá hay mucho más que usted puede hacer antes que solamente enriquecer a las grandes farmacéuticas a través  de la ingesta de antidepresivos y que abordarla adecuadamente puede ayudarle a encontrar una vida de mayores realizaciones y alegrías.
Recuerde que la clave para prevenir y enfrentar la depresión es hallar las maneras de expresar oportunamente su tristeza, sea cual fuere su raíz, en el contexto de relaciones interpersonales de confianza y seguridad. Por ello, si acude a un terapeuta, es probable que la principal estrategia de intervención para apoyarlo sea la escucha activa y empática, a través de la cual deshilen juntos los hilos que tejieron su tristeza no expresada y alcanzar un nuevo equilibrio en el cual se haya extraído los aprendizajes de vida que surgen de mirar las experiencias de dolor con lentes de esperanza.
Bibliografía
-       Linares, J. y Campo C. Trastornos depresivos y Trastornos Neuróticos. Escuela de Terapia Familiar del Hospital de Sant Pau. Barcelona. 2014.
-       Martínez, E. Trastornos depresivos. EVNTF.
-       Cancrini, L. La Depresión en Psicoterapia. Redes, 8: 31-46. Barcelona. Diciembre 2006.

Verónica De la Torre,
Máster en Intervención y Asesoría Familiar Sistémica

0996601347, verodelatorreg@yahoo.es

viernes, 27 de enero de 2017

Nosotros...

¡Feliz aniversario… ! (René Segovia)
¡Qué bueno haber descubierto a tu lado, René, el “nosotros”:
palabra frágil, vulnerable, difícil de enraizarse en el alma del yo…
palabra hoy caduca, oportunista, válida sólo mientras no estorbe… 
palabra densa, a veces incómoda, a veces invasiva, agobiante…
palabra que lucha piel a piel con el yo,
con sus límites autoimpuestos,
con sus ojos cerrados,
con su falda y camisa siempre iguales
con su misma solución para todo,
y su única respuesta ante la duda.
Con el yo lucha el nosotros,
pero no para derrotarlo o inutilizarlo,
no para desnudarlo o avergonzarlo,
no para herirlo hasta desangrarlo…
no,
lucha para poder mirarlo, íntegro…
no a medias, no solo sus hierros invencibles,
no sólo sus cimientos de piedra,
no sólo su mampostería elegante,
no solo sus sí y sus no inquebrantables, inamovibles,
su terquedad imponente…
no,
lucha para mirar al yo íntegro,
para iluminar sus sombras,
sus lugares escondidos,
sus bellezas aún no vistas,
sus otras posibilidades…
sus otras capacidades,
para flexibilizar sus columnas
y hacerlas sismoresistentes…
para descubrir sus otras formas de vivir el yo que le acercan al tú,
al gozo compartido,
a la fogata en la noche fría,
al canto sereno en el silencio,
a la sensación irremplazable de pertenecer.
El nosotros que surgió entre tu yo y mi yo,
aunque no haya terminado su misión,
y aún tenga quien sabe cuántas más batallas por pelear,
es el barco al que me subo en el naufragio
es el refugio cuando llega el ciclón…
es el puente para salir de las murallas
construidas por la terquedad de mi yo.
El nosotros entre tú y yo
ayudó a emerger un nuevo yo:
un yo mejor,
un yo más feliz,
y sigue siendo el recordatorio de que aún tengo un nuevo yo por descubrir.
No 11 años más,
solo bastará…
la vida entera…
Te amo René.
Es junto a ti, por tu yo, que decido seguir cabalgando el unicornio del nosotros, con su lomo a veces duro, a veces suave, a veces cómodo, a veces molesto… Es en ese nosotros que quiero continuar el vuelo de mi vida.

viernes, 11 de marzo de 2016

¡No así...! ¡Prohibido...! ¡Tienes una consecuencia...!


Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia;
Romanos 5:20
Me he quedado pensado en este versículo... Cuando me agarra por sobreabundar con normas y reglas para mi hija, empieza a oscilar en el ambiente un aire de frustración, culpabilidad, tristeza, tanto en ella como en mí. Al leer este texto noto que pues, si se opta por introducir "leyes" lo que corresponde es introducir abundante espacio y oportunidad para la gracia, que entiendo, significa una "bondad no merecida"....

Ahora, esta no podría surgir si uno mismo no se siente primero beneficiario de esa gracia.Quizá sólo desde allí puede surgir la posibilidad de ofrecer un esforzado apoyo para que el cumplimiento de las "normas" sea posible, partiendo de un análisis mucho más pausado de que podría hacerla difícil o imposible de cumplirEn realidad equivaldría a todo un esfuerzo para generar todas las condiciones necesarias para que el resultado natural sea el cumplimiento de la norma. Solo así se generaria un ambiente de gracia, de gozo y no de culpa, pues estaríamos juntas esforzándonos por lograr un comportamiento que simplemente nos ayude a vivir mejor, lo cual es , por cierto, el objetivo de toda norma
Esto cambia las cosas, pues en vez de volvernos enemigas enpantanadas en una lucha de poder en la que yo dictamino las normas y la pequeña debe esforzarse por alcanzarlas, juntas nos metemos en un trabajo por lograr vivir mejor. Y, vaya, nótese que en ese trabajo yo tengo mucho más responsabilidad que ella... pues, desde analizar si realmente la norma es pertinente, adecuada a su edad y condiciones, si es oportuna, y luego velar por dejar limpio el camino para que avancemos en esa dirección sin piedras en las que podamos tropezar. 

Que el Señor me ayude a que en mi familia abunde el gozo, la paz y la transformación natural que produce la gracia y no la frustración y tristeza que produce la culpa.

viernes, 25 de abril de 2014

¡Se comporta así porque está celos@!


     Cuando nace un siguiente hij@, suelen producirse en el (o los) herman@ mayor, algunos cambios de comportamiento no siempre positivos. Por ejemplo, podría manifestar agresividad, desinterés, falta de colaboración, incremento de las rabietas, etc. Cuando esto pasa, muchas veces lo primero que decimos los padres es "¡está celoso!"
     
    Sin embargo, no siempre es lo más acertado atribuir a los celos la única o principal causa de su actuar, puede resultar una versión “abreviada e inexacta de lo que ocurre” (Bowlby). Qué tal si tomamos un poquito más de tiempo para realizar una mejor evaluación de lo que sucede con nuestro hij@ mayor, buscando otras posibles causas. Por ejemplo, 
 
   1. No hay quien atienda de forma personalizada y suficiente al niño mayor, debido a todo el esfuerzo que demanda el bebé y/o por falta de organización en la familia para atender sus normales deseo de compartir el juego con alguien, de ser escuchado, etc. Esto NO es celos, simplemente es una necesidad de atención que no está siendo satisfecha. Si esto es lo que sucede, planificar momentos o actividades diarias específicas con el hijo mayor puede ser una respuesta bastante efectiva para ayudarlo a sentirse mejor y modificar su comportamiento. Esto se lo puede lograr con una adecuada organización entre la pareja (Ej. cuando llega el padre a casa dedicar un tiempo específico a jugar con el hijo mayor, asumir la rutina de acostarle, etc.) o con ayuda de terceros (Por ejemplo, pedir a la abuela, un tío o prima mayor que dedique tiempos para visitar y jugar con el hijo mayor mientras la familia se reorganiza con las nuevas rutinas que demanda el nuevo bebé). Puede parecer imposible encontrar tiempos para este fin, pero si se lo logra, sin duda los efectos serán positivos para todos en casa.

     Asimismo, animarlo a participar todo lo posible en las actividades de atención al bebé, reconociendo y valorando su esfuerzo, su interés, su intención, etc., es otra forma de brindarle atención, aunque ello no es suficiente si faltan los espacios específicos para él y sus intereses.

 2. Necesidades fisiológicas insatisfechas del hijo mayor que lo motivan a comportarse de forma inadecuada. Por ejemplo, hambre, sed, sueño, falta de descanso, problemas de salud,  etc. Cuando nace otro bebé es muy normal que se afecte la rutina diaria de la familia y los niños suelen ser muy sensibles a este tipo de cambios. Si la hora de su almuerzo está cambiando o de su fruta /cereal o de su siesta, o la hora de acostarse en la noche, etc. esto lo puede poner irritable y moverlo a cambiar su comportamiento, pero no es en sí por el nuevo bebé, sino, nuevamente, por necesidades que requieren ser satisfechas. Para ello conviene que la pareja se esfuerce por planificar lo mejor posible cómo mantener las rutinas del hijo mayor o cómo cambiarlas de manera ordenada y explicándole al niño cómo se va a proceder, haciéndole en lo posible parte de ese proceso de reorganización familiar. Nuevamente, si es necesario ayuda de terceros para lograrlo, ¡bienvenidos!
 
3.  Otras pautas de crianza o relacionamiento entre la pareja, padres-hijos que ya estaban presentes desde antes del nacimiento del bebé y no son saludables. Por ejemplo, métodos disciplinarios inadecuados, conflictos irresueltos en la pareja, etapa de duelo, etc. Si bien la presencia del nuevo bebé puede influir en que estas situaciones se compliquen o evidencien en mayor grado sus efectos, el atribuir a los celos no es lo mejor y la solución para ello es un trabajo bastante más a fondo a nivel familiar, a veces, con ayuda de terapia. 
 
    ¡Si trabajamos mejor en evaluar las causas del comportamiento de nuestros hijos, seremos más eficaces en las soluciones que emprendamos!
 
  Y, ¿preguntarle al niñ@ qué pasa o qué le preocupa, en un momento tranquilo de empatía y acogimiento? ¡Por supuesto! Por breves o sencillas que sean sus respuestas, sin que seamos nosotros los que ponemos palabras en su boca,  seguro nos darán luces de cómo está evaluando lo que ocurre,  cómo se está sintiendo, es decir, qué es lo que le motiva a asumir como respuesta la conducta inadecuada. De hecho, todos en casa podrían necesitar hablar de cómo se sienten frente a los cambios que se viven. Muchas veces se asume que "todos están felices" o cada uno interpreta a su manera lo que le pasa al otro o por qué actúa así. Si el niño ve que su mamá puede expresar que se siente agotada, quizá frustrada, etc., o a su papá hablar de lo que experimenta, sentirá que también puede hacerlo a su propio nivel y ritmo. (Este tema de hablar sobre los sentimientos frente al nuevo bebé es extenso... ¡lo dejemos para otra vez...!)

    En conclusión, "está celoso" claro que es una respuesta válida, pero muchas veces puede ser simplemente un "cliché" que no ayuda mucho en las soluciones que emprendamos.
 
Aplicación de Bowlby, El apego y la pérdida, Volumen II, p. 157-180.

miércoles, 23 de abril de 2014

¡Tengo miedo!

A veces juzgamos a los niñ@s por manifestar temor o inseguridad ante situaciones que ellos valoran como peligrosas mientras que a nosotoros esa percepción nos parece irracional ("mounstros", "ascensores", muñecos que suenan, etc.). Sin embargo, es bueno tener en cuenta que la apreciación de qué es peligroso y qué no lo es, es muy subjetiva, pues,  lo que es peligroso para alguien podría no serlo para otra persona, dependiendo de su capacidad de respuesta, de los recursos de apoyo con los que cuenta, de sus experiencias previas, de lo que está en juego proteger, etc. 

Por otra parte, si el sentimiento de temor acerca de cualquier cosa, es experimentado por niñ@s o por personas adultas, igualmente NO es un indicador de que representa un peligro REAL. ¿Acaso los adult@s no nos hemos sentido sumamente inseguros, alarmados o ansiosos ante situaciones que en la realidad no resultaron peligrosas? Seguro que sí. (Ej. hablar en público puede ser experimentado por alguien como una experiencia verdaderamente peligrosa aunque en la realidad no se encuentra dentro de las causales de muerte... )

En cualquier caso, sea que el temor es un indicador de un peligro real o no, está comprobado que es la CERCANÍA A UNA PERSONA AMADA la que lo alivia, pues proporciona una sensación de seguridad, reduciendo así la ansiedad. "Pase lo que pase, yo estaré contigo", es lo que niñ@s o adult@s necesitamos escuchar o sentir cuando el temor nos invade y no tanto que intenten desvirtuar el motivo de nuestro temor. Tener la certeza de que no estaremos solos ante el peligro es lo que trae paz y vitaliza la creatividad para diseñar alternativas destinadas a afrontarlo. 

¿Vale la pena, entonces, etiquetar a un niño de "inseguro", "miedosa", reprenderle por ello o casi obligarlo a afrontar su temor solo? ¿Le servirá esta intervención de algo? Pienso que no.  Aprender a escuchar y atender ese sentimiento de temor es saludable. En toda la historia como humanidad ese es uno de los factores que ha permitido la supervivencia humana. 

Asimismo, y aunque me voy un poco del tema, autodefinirse como una "persona insegura" parece bastante injusto e inapropiado desde este enfoque, pues desconoce o niega "de un solo toque" todas las razones subjetivas y legítimas que cada persona puede tener para valorar determinadas situaciones como peligrosas. Una buena forma de redefinir este "problema" es empezar por reconocer el propio derecho y capacidad para tener razones que justifiquen valorar algo como peligroso o no

En muchos casos, seguro terminaremos legitimando la validez de muchas de las sensaciones de inseguridad al entender la función que cumplen en nuestra protección o de quienes amamos, y en lugar de invertir tanta energía emocional en recriminarnos por "inseguros" y juzgarnos de "incompetentes" para tal o cual cosa, será posible destinar el esfuerzo a generar mayores capacidades, mejor calidad de vínculos u otros recursos orientados a afrontar o a evitar las situaciones que valoramos como peligrosas. 

Reflexión - aplicación de Bowlby, El apego y la pérdida, volumen 2, pág. 202-207 

jueves, 10 de abril de 2014

Criar con ayuda

Si está en las manos y posibilidades de la pareja ESCOGER entre ESTAR CON su bebé y buscar a ALGUIEN QUE CUIDE de él por períodos prolongados, conviene considerar para la decisión estos factores con ya suficiente evidencia científica (Bowlby, otros): 

1) Los bebés y niñ@s pequeños no están preparados para comprender y resistir de forma saludable la ausencia de su cuidador principal: Protesta, desesperanza, desapego, son algunas de las etapas experimentan como reacciones ante su ausencia. 

2) Separaciones tempranas podrían provocar dificultades para entablar relaciones profundas a futuro con otras personas por temor a nuevos abandonos o volverse excesivamente demandante con ellas, 

3) Mostrar mayor interés por objetos materiales, dulces, juguetes o comidas que por la relación con las personas, entre otras.

 Pero ¡ánimo! si delegar su cuidado temporalmente o por intervalos cotidianos es fundamental para la familia, HAY MUCHO QUE SE PUEDE HACER para cuidar su bienestar emocional en ese proceso. CRIAR A TU BEBÉ CON AYUDA puede ser bueno para ti y saludable para tu bebé si se lo trabaja adecuadamente. Este es uno de los temas que se tratan en la sesión 3 del curso "Bases emocionales sólidas para su vida", con el tema "¡Necesito ayuda! ¿Cuál es la mejor y cómo canalizarla?" (Más adelante hablaremos más sobre este tema, en este blog. 

¿Qué piensas? ¿Qué cosas te han ayudado a ti o tu pareja a favorecer el bienestar de tu hijo cuando te ausentas? ¿O qué piensas que podría ayudar?

viernes, 4 de abril de 2014

MANEJO ADECUADO DEL PRESUPUESTO FAMILIAR




CAMPAÑA: MANEJO ADECUADO DEL PRESUPUESTO FAMILIAR

Llevada a cabo vía mail y conferencias en Cuerpo de Ingenieros del Ejército, 2008, a través de Bienestar de Personal. Contenidos resumidos por Verónica De la Torre. Las fuentes se citan al final de este blog.


EMISIÓN 1: CÓMO HACER UN PRESUPUESTO FAMILIAR

¿Qué es un presupuesto?
Es una planificación de los ingresos y gastos que se preveen en un período de tiempo.
¿Qué objetivo tiene?
Priorizar los gastos que garantizan la subsistencia (cobertura de las necesidades básicas) y preveer excedentes que permitan incurrir en gastos de prioridad secundaria, pero que sin orden son difíciles de lograr.
¿Cada cuánto se hace? 
Es ideal realizar un presupuesto anual y uno mensual. El presupuesto mensual por lo general es similar cada mes pero necesitará hacer ajustes para cada uno. 

Si bien el presupuesto familiar solo es una forma de organizar el flujo de su dinero,
 también evidencia la forma en que usted organiza las prioridades en su vida.

¿CÓMO SE HACE?

                                                                            PRIMER PASO:

Hable con su pareja (si es casado(a)) o con las personas con quienes comparte los gastos (si es soltero(a)) e invítele a tener una conversación específica sobre este tema, busque un momento relajado, sin presiones, e incluso un sitio tranquilo, recuerde que a veces, hablar de dinero no es muy fácil y es preferible que tanto ud. como su pareja estén lo mejor predispuestos para abordar el tema. Si tiene hijos jóvenes, considere la posibilidad de invitarles a participar en este tiempo, de acuerdo al conocimiento que ud. tiene de ellos.

SEGUNDO PASO
Antes de adentrarse en su presupuesto, piensen en metas familiares que impliquen uso de recursos económicos de corto (hasta 3 meses), mediano (hasta 1 año) y largo plazo (más de un año) y haga una lista de estas metas. Ejemplo:

Metas familiares de corto plazo
Metas familiares de mediano plazo
Metas familiares de largo plazo
ü  Celebración navideña
ü  Reparación ducha
ü  Etc.
ü  Compra muebles
ü  Inscripción estudios o tomar un curso.
ü  Compra vehículo o casa

Esto le servirá de base para la elaboración de su presupuesto.

TERCER PASO 
DETERMINE SUS INGRESOS:

INGRESOS
CANTIDAD
INGRESOS FIJOS: Escriba su ingreso seguro, el de su pareja (si lo hubiere) y de sus hijos (si aportaran), es decir, todo el ingreso que no está sujeto a modificaciones ni depende de factores externos. Ej. En su caso como trabajador o servidor del CEE, sería su RMU (Remuneración unificada), no su líquido a recibir, ya que este es variable.
    $_____
INGRESOS VARIABLES: Si prevee recibir algún ingreso adicional (Ej. bono, horas extras, ingreso de un negocio, coloque el valor mínimo seguro a percibir, a fin de que, si se modificara, afecte lo menos posible su planificación.
    $____
TOTAL INGRESOS
$____

CUARTO PASO:
DETERMINE SUS EGRESOS O GASTOS:

Coloque primeramente sus gastos de los cuales depende la subsistencia suya y de su familia, así como la cobertura de necesidades básicas. Después incluya aquellos gastos que están ya comprometidos desde el mes anterior o descuentos que vienen en su rol de pagos. Para determinar el monto a presupuestar, debe ser realista, es decir, ni calcular un monto muy apretado, ni tampoco uno muy elevado sino lo más acercado a la realidad. Para que este presupuesto se convierta en un medio útil necesita hacerlo con abundante diálogo con su pareja, pueden haber momentos tensos en los que cada uno tiene diferente apreciación sobre lo que es prioritario o más urgente, sin embargo, es la oportunidad de desarrollar habilidades de comunicación y negociación equitativa con su pareja, para que puedan llegar a acuerdo satisfactorios para ambos.

Adicional,  identifique sus gastos anuales o semestrales (impuestos, seguros, etc.) en una cantidad que pueda separar mensualmente para pagar llegado el momento. (Por ejemplo: el seguro del auto cuesta $150 cada 6 meses, y entonces necesita separar $25 por mes. Éstos hará que el costo sea menos difícil de cubrir cuando llegue el momento de hacer el gasto grande.). Tome en cuenta la lista de metas que  hizo anteriormente y determine cuánto puede guardar mensualmente dividiendo la cantidad de dinero requerida para alcanzar cada meta por el número de meses que tiene por delante para lograrlo.

Su listado quedaría más o menos de la siguiente manera:

EGRESOS
CANTIDAD
Alimentación (En este monto incluya no solamente los gastos que realiza en el comisariato, sino un aproximado de los gastos diarios en leche, pan, colaciones, etc.)
$_____
 Vivienda (Pago de arriendo, cuotas de pago de casa, impuestos prediales, etc.)
 $_____
 Servicios Básicos (luz, agua, teléfono, etc.)
 $_____
Salud (pastillas que consume frecuentemente, citas médicas o prevea un dinero para posibles necesidades en esta área)
$_____
Educación (pensiones de sus hijos, útiles escolares, uniformes, etc.)
$_____
Transporte (pasajes o gasolina de su vehículo, así como su mantenimiento)
$_____
Descuentos por aporte a Cesantía (CAPREMCI), IESS, Club (etc.)
$_____
Préstamos (Préstamos CLUB, CAPREMCI, IESS, etc.)
$_____
Gastos anticipados (Tarjetas de crédito, cheques pagados aun no cobrados, etc.)
$_____
Vestuario
$_____
Recreación (Incluya el dinero asignado para compartir espacios de entretenimiento, comer fuera, viajes, etc.)
$_____
Ofrendas, limosnas, o dinero que piensa compartir con otros.
$_____
Accesorios hogar (cosas que requiera comprar para su casa como adornos, artículos, etc.)
$_____
Ahorro (si está en sus posibilidades asigne un dinero mensual que le sirva de “colchón“ para eventualidades futuras o gastos programados en el mediano o largo plazo)
$_____
Otros (incluya gastos en regalos u otros)
$_____
Imprevistos 
 $_____
TOTAL EGRESOS
$____


QUINTO PASO:
BALANCE

Haga un balance de sus ingresos menos sus egresos para determinar si le alcanza y si su planificación es realista y posible.

 INGRESOS - EGRESOS
$____

 SEXTO PASO:
REALICE LOS AJUSTES NECESARIOS:

Si la resta es negativa, es decir, que sus egresos son más altos que sus ingresos, revise nuevamente su presupuesto recortando los valores de menor importancia o aquellos que pueden esperar para un próximo mes. En cambio, si tuviera un excedente de ingresos, procure asignarlo en la sección de AHORRO.

SEPTIMO PASO:
DIFÚNDALO A SU FAMILIA Y CÚMPLALO!

Si en la reunión no participaron sus hijos (y si ellos ya están en edad de comprender), converse con ellos y hágales conocer las decisiones que han tomado con su pareja respecto al presupuesto familiar. Luego, coloque su presupuesto en un lugar visible y procure cumplirlo. Siempre existen imprevistos, pero si tiene una buena planificación tendrá muchas más posibilidades de adaptarse a las circunstancias y que estas le afecten lo menos posible.



RECUERDE QUE LA MEJOR NAVIDAD NO ES LA QUE MÁS SE GASTA, SINO LA QUE MÁS SE COMPARTE AQUELLO QUE NO TIENE PRECIO…

Gastemos con responsabilidad



CAMPAÑA: MANEJO ADECUADO DEL PRESUPUESTO FAMILIAR

 En esta ocasión, aprenderemos algo más sobre la importancia del ahorro y cómo reducir nuestros niveles de endeudamiento, preparándonos así para enfrentar un tiempo que, debido a la crisis mundial, algunos afirman puede ser económicamente difícil para nuestro país y en consecuencia, para nuestras familias.


Pero antes, ahora que nos acordamos de la “crisis”… primero recordemos lo que algún día dijo Albert Einstein sobre este tema y preparémonos a asumir una actitud proactiva  frente a ella, también en nuestro manejo económico:


No pretendamos que las cosas cambien si seguimos haciendo lo mismo.

La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque
la crisis trae progresos.

La
creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar 'superado'.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.

El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.
Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.

Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo

Albert Einstein


CAMPAÑA: MANEJO ADECUADO DEL PRESUPUESTO FAMILIAR
  (Continuación)

¿POR QUÉ AHORRAR… CÓMO ADQUIRIR ESE HÁBITO?
¿Qué es el ahorro?

Es una costumbre muy antigua, en civilizaciones como Egipto, China, Inca, ya se acostumbraba a guardar el fruto de sus cosechas para tiempos de escasez..

Es la diferencia entre el ingreso disponible y el consumo efectuado.

No se ahorra únicamente en DINERO, el ahorro puede darse en compra anticipada de productos no perecibles indispensables, (Ej. Comprar arroz para dos meses en lugar de para uno) consumos no realizados (Ej. Decidir posponer una compra que en relación con las prioridades es secundaria), escoger consumos en necesidades básicas antes que consumos en comodidades, etc.

El ahorro es una forma de liberarnos de volvernos dependientes de otros
(amigos, parientes, “chulqueros”,  Club, etc.)  en momentos difíciles.

¿Qué objetivo tiene?
Crear una base que permita afrontar momentos difíciles o incurrir en gastos programados que requieren de una acumulación paulatina de dinero.
¿Cuándo se debe ahorrar?
Siempre que avizoramos que las necesidades futuras son más importantes que las actuales (Ej. La educación de mi hijo –después -es más importante que comprar una TV nueva -ahora-) y prevemos que las condiciones personales o de país, pueden impedirnos satisfacer esa necesidad, sin un ahorro previo.
¿Cuáles pueden ser buenos motivos para ahorrar? 
* El crecimiento profesional suyo y la educación de sus hijos.
*Vacaciones o momentos de recreación con su familia
* Adquirir una casa.
*Su jubilación,  retiro o el tiempo en que pueda estar cesante (sin trabajo)
* Solventar emergencias médicas o de otro tipo.
*Ponerse un negocio
*Ayudar a un familiar o allegado en su necesidad
* Otros
¿Cuánto ahorrar? 
Lo que usted determine para ahorrar depende básicamente de su PRESUPUESTO FAMILIAR (lo cual ya vimos en una emisión anterior):


¿CÓMO AHORRAR?

Una vez haya hecho su presupuesto familiar y determine que cuenta con un excedente del gasto en sus necesidades básicas, siga los siguientes pasos:

PAUTA 1:

De su sueldo, separe una cantidad mensual sin importar que sea poco:

los expertos recomiendan apartar inmediatamente una parte de su salario, apenas los haya cobrado. Como ya se dijo en los pasos para elaborar el presupuesto familiar, esta decisión debe tomarse en conjunto con su pareja o con quienes ustedes convive y comparte los gastos.

PAUTA 2:

No toque sus ahorros:

Es mejor que deposite sus ahorros en una cuenta  distinta a la que maneja habitualmente, ya que,  de lo contrario,  fácilmente podría verse “tentado” a tomar de ese dinero para usarlo en gastos no prioritarios. Otra posibilidad es decidir invertirlo a largo plazo (3, 6 o 12 meses), o abrir una cuenta que le imponga una penalidad por retirar la cantidad antes de la fecha señalada.

PAUTA 3:

No rechace programas de ayuda al empleado o incentivo al ahorro:

Algunas empresas o instituciones (como el CEE)  ofrecen este tipo de alternativas para acumular un fondo de ahorro para el momento del retiro (Ej. Club, CAPREMCI), que se obtiene de tomar una cantidad mensual de su salario al que se le suma un interés anual. Al cabo de los años, usted se sorprenderá de todo lo que ha acumulado, y le será de gran utilidad cuando deje de percibir un ingreso, sea por finalización del contrato o por jubilación.

PAUTA 4:
Sea creativo en el momento de planificar gastos no indispensables:
-         Celebraciones como cumpleaños, fiestas de Navidad, Día de las Madres, Día del Padre: Evite gastar tanto en regalos y obsequie a sus seres queridos algo hecho por usted mismo o que tenga un valor simbólico más que en dinero.
-         Infórmese bien antes de caer en propuestas engañosas de ofertas o descuentos, y siempre ríjase a su presupuesto.
PAUTA 5:
Aprenda a diferencias entre una NECESIDAD y un DESEO:
No todo lo que desea necesita, y a veces lo que realmente se necesita no se desea con suficiente fuerza.
Si hace este análisis antes de incurrir en diversas compras, seguro dejará de hacer varias de ellas.
PAUTA 6:

Enseñe a los niños y jóvenes a ahorrar

•           No les de todo lo que pidan.
•       Entrégueles una determinada cantidad de dinero a la semana  y enséñeles a presupuestar lo que harán con ese dinero, (Ej. Con los 2 USD que yo te doy por semana, en qué vas a invertir, cuánto vas a dejar para comprar el juguete que tanto te gusta, qué tendrás que “sacrificar” para ello, etc.)
•       Enséñeles a ser pacientes al comprar: No comprarles lo primero que les gusta sino a buscar entre diferentes opciones la que sea mejor en precio y calidad.
•       Enséñeles a diferenciar entre monedas y billetes, ya que entender la diferencia de valores desde temprano les puede ayudar a manejar más responsablemente sus ingresos en un futuro.
•       Ocasionalmente, pida que le ayuden con algunas actividades extras en el hogar y entrégules un valor simbólico por ello, a fin comprendan que es el trabajo lo que genera ingreso económico.
•       Con los jóvenes, evite constantemente otorgarles "préstamos", ya que si lo hace sólo reforzará la creencia de que los padres tienen acceso a cantidades ilimitadas de dinero.
•       Enséñele a su hijo a establecer límites entre lo que necesita comprar y lo que desea comprar.

•       Es importante también la experiencia del primer empleo de verano de su hijo adolescente, ya que puede representar una muy buena oportunidad para ayudarle a establecer una rutina de ahorro.
•       Una vez que su hijo comienza a trabajar, incitelo a abrir una cuenta de ahorro, esto le ayudará a ser más organizado y responsable con sus recursos.

¿EL CHANCHITO O LA CUENTA BANCARIA?

El chanchito es muy útil para crear hábitos de ahorro en los niños(as) pero no es muy práctico y seguro para ahorrar montos significativos de dinero. La cuenta bancaria le ayuda a administrar de mejor manera su dinero, aunque los intereses sean mínimos.
Para evitar que el Banco le cobre impuestos por tener su dinero:
-         Infórmese si el banco cobra por no tener un saldo mínimo y escoja aquel banco que no lo exige o mantenga el monto mínimo requerido.
-         Retire del cajero automático en forma planificada por semana, de forma que no gaste continuamente 0,25 centavos o más por los retiros que realice.
-         Escoja el cajero automático de su banco y  evite pagar impuestos por retirar en cajeros de otros bancos.



RECUERDE: NO SATISFACER EN FORMA INMEDIATA LOS CAPRICHOS DE GASTOS PROPIOS Y DE NUESTROS HIJOS, ES UNA MANERA DE AUTOCONTROL Y DE FORJACIÓN DEL CARÁCTER.

Aprendamos a ahorrar recursos, y a derrochar lo invalorable…





BIBLIOGRAFÍA